“El sí de la vida humana no surge de uno mismo, sino de un encuentro…”