“Al salir por la puerta hacia mi libertad, supe que, si no dejaba atrás toda mi ira, el odio y el resentimiento, seguiría siendo un prisionero. No importa lo cargada de castigo que está la barra. Agradezco por mi alma inconquistable, soy el maestro de mi destino, soy el capitán de mi alma.”