“Hay que animarse a preguntarse quién sos. Mucha gente no pregunta lo que no quiere saber. Si yo me animo a preguntarme quién soy, y no me gusta la respuesta, evito la pregunta. Tiene un costo muy alto a veces preguntarse quién es uno. Ser auténtico es ser uno mismo, y muchas veces nosotros no sabemos ser nosotros mismos, porque me gusta ser como Maradona, me gusta ser como mi papá, o como un cantante famoso.

El día que yo quiero cantar con mi voz no sé cuál es porque me pasé la vida imitando gente. Cuando los chicos pasan a hablar en el curso de oratoria siempre quieren representar un papel porque tienen menos compromiso. Entonces, ser auténtico es lo más sano pero también es lo más difícil.”