“Arena y piedra. Se escribe en la arena los cortocircuitos, los enojos, las dificultades en una amistad, porque el viento las borra. Se escribe sobre piedra lo valioso, lo inconmovible de la amistad. Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado, cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.”