Archivo de la categoría: Textos

Hno. David Steind-Rast

No es la felicidad lo que nos hace agradecidos. Es ser agradecidos lo que nos hace felices. ¿qué es el agradecimiento:? cuando algo que es considerado valioso nos lo es regalado (no ganado, trabajado, etc).

La oportunidad es el regalo que hay dentro de cada regalo. No significa ser agradecido por todo lo que pasa sino en cualquier momento dado aprovechar la oportunidad, aún en los momentos más difíciles de estar a la altura y responder. La gente agradecida es gente alegre.

Alejandro Dolina

“No está mal contemplar las catedrales góticas, los canales de Venecia o la gran muralla. Sí esta mal creer que esas contemplaciones darán sentido a la vida. Para encontrarse a uno mismo no es necesario caminar mucho. Se los digo yo, que me he rastreado por todas partes y me encontré en el patio de mi casa, cuando ya era demasiado tarde.”

Martin Buber, Filósofo

“El sí de la vida humana no surge de uno mismo, sino de un encuentro con el otro donde cada uno acepta toda la otredad del otro y lo confirma en sus ser.

Solo podremos comprender al hombre en toda su profundidad, si lo concebimos como seres que se constituyen en el diálogo, como seres cuyo estar dos en recíproca presencia se realiza y se reconoce cada vez en el encuentro del uno con el otro. No es como la sangre que circula en ti, sino como el aire que respiramos”.

 

Josefina Semillán, Filósofa

“La solidaridad también la planteo como un “desde”, no es el enternecimiento del corazón que se ablanda, con una inundación, una catástrofe, una guerra y colabora. Es esa percepción antropológica en el que el dar no es la consecuencia de la emoción, sino de saber que todos tienen derecho a ser y a tener lo mínimo indispensable para ser persona humana, llámese vestido, comida, lectura, vivienda.

La idea de uno mismo no existe sin la alteridad, sin la terceridad. Uno no sabe quién es sino merced a lo que ocurre con uno en relación con los otros. Este tema de ser acogedor y tener una cultura de la paz, es hacer sentir no que el amor calma porque baja los decibeles, sino que el amor cuando es verdaderamente tal, que no es monono ni dulzón, sino que es fuerte, le da lugar a cada uno siendo como es”.

 

Walt Whitman

“No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo. Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión. La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa: Tu puedes aportar una estrofa.

No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre. No caigas en el peor de los errores: el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso. No te resignes. Huye. “Emito mis alaridos por los techos de este mundo”, dice el poeta. Valora la belleza de las cosas simples. Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante. Vívela intensamente, sin mediocridad. Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo. Aprende de quienes puedan enseñarte. Las experiencias de quienes nos precedieron de nuestros “poetas muertos”, te ayudan a caminar por la vida La sociedad de hoy somos nosotros: Los “poetas vivos”. No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas…”