No tengo nada, ni un céntimo, excepto mi rosario y la compañía de Jesús y María. Pero en este mar de extrema amargura, me siento más libre que nunca.  De camino a la cautividad he orado: “Tú eres mi Dios y mi todo.”